jueves, 4 de agosto de 2011

domingo, 15 de mayo de 2011

Puigmal 2011, reinicio de actividades!!!!


Después de un parón en el tiempo en las actividades del Drecera, el pasado sábado 7 de Mayo del 2011 por fin conseguimos coordinar las agendas de al menos tres miembros de la comisión permanente del Drecera. La verdad es que coordinar las agendas siempre es complicado y cuando a uno le iba bien el otro no podía porque tenía algún compromiso y al final lo máximo que pudimos conseguir fue juntarnos el Carles, en Marc y el que escribe Cueva, Cueva para hacer lo que tenía que ser una sencilla matinal subiendo el Puimal desde Fontalba. Se hecho mucho de menos al gran ausente en Folky del Folquiráns de tota la vida, que ya tenía un compromiso previo. Pero vaya, que su espíritu estuvo presente en toda la excursión e incluso algunos, los más viejos y expertos del lugar, juran y perjuran que en la cima de tan majestuosa y legendaria cima catalana, sobretodo en los días en los que la niebla y el "torb" azotan la cumbre, siempre es posible encontrarse la figura enhiesta d'en Folky, dels Folquiráns de tota la vida, "grimpant per les crestes" o subido a lo alto de la cruz cimera desafiando la fuerza de tan legendario, y desgraciadamente siniestro, viento. Y creerme si os digo que el pasado sábado las condiciones de la cima eran lo suficientemente desapacibles como para que se hiciese presente tan insigne presencia.


El día anterior a la excursión, en un nuevo record mundial de intercamvio de correos en las filas del Drecera, se barajaron diversas posibles ascensiones. Cabe aclarar que la idea inicial era extrenar la temporada barranquera y desentelarañar el neopreno del que escribe que en los dos últimos años solo ha servido para que los ejercitos de tijeretas (en la más lejana infancia llamadas cortapichas) que por la noche habitan nuestras casas, hagan nido en él. Desafortunadamente esta opción no pudo ser por cuestiones logísticas. En Fangoán tenía su neopreno en Castellar con lo que pasemos a la idea de hacer algún pico fácil, fácil de retrobament.



Primero hablemos del Pedraforca o el Taga. Después yo propuse el Gallina Pelada que no había ascendido nunca. Después me enteré de que a lo mejor esta opción era demasiado sencilla y poco engrescadora para tan insigne encuentro, y finalmente se propuso la opción final, la travesía Fontalba - Puigmal -Núria - Fontalba que además en mi caso también era una opción inédita.


Sii, lo reconozco!!! Menudo montañerito catalán de pacotilla estoy hecho si nunca he subido el Puigmal!!!. Y si, lo reconozco!!! Otra de las grandes montañas catalanas tampoco la he subido. La más grande de hecho, la Pica d'Estats, pero con un poco de suerte a eso también podremos remedio tarde o temprano. En la excursión salieron propuesta para poner solución a tan importante injusticia social!!!. No se si sirve de consuelo aclarar que a Montserrat y al Pedraforca si que he subido varias veces, que en el Matagalls -Agudes y Turo de l´Home he visto hasta amanecer, y que los burros de Sant Llorenç del Munt se puede decir que me han visto hasta crecer (recuerdo cierta noche de verano hace muchos años en la cima la mola donde uno de ellos, no se yo si caliente por las altas temperaturas de la estación, hasta me quería iniciar sexualmente!!!, no bromeo!!!).

Ademas, en Fango tampoco había atacado el Puigmal nunca por esta vía así que en Carles ens faría de guía y la propuesta eran más que prometedora.

Las predicciones meteorológicas no eran buenas, por la mañana dijeron que el tiempo respetaría, pero a primera hora dijerón que comenzarían a hacer aparición las tormentas en el Pirineo. Pero como nuestra idea era hacer una ascensión rápida y casi que llegar a comer a casa (la verdad es que la idea era demasiado optimista, la excursión esta pensada para hacerla en no menos de 6 horas) las tormentas de la tarde no nos preocupaban.


Pero como tantas otras veces se demostró que la meteorología no es una ciencia exacta y ya hacía las 7 menos cuarto cuando empecemos a ver las primeras cumbres del Pirineo desde Vic nos dimos cuenta de que la cosa no pintaba bien.

Aun así con el todo terreno de d'en Marca encaremos con ánimo la pista de Fontalba que parte desde cerca de la estación del cremallera en Queralbs. Cuando lleguemos al final de la pista el paisaje era espectacular, pero las condiciones climatológicas dejaban mucho que desear.


Chispeaba, el cielo estab totalmente tapado y justo cuando nos disponíamos a ponernos las botas empezo a caer una pequeña granizada que por momentos pensasemos seriamente en abortar la excursión. No pintaba bien, las nubes estaba claro que no se iban a deshacer y la lluvia estaba claro que iba a hacer acto de presencia.


Para más inri, aquí el pardillo que escribe, no se aun bien bien porque, no me había llevado ningún tipo de capelina ni elemento protector contra la lluvia. De hecho la capelina la tire tras romperseme la última vez que la use en montaña y hasta ahora no había tenido excusa para ir a compradme otra. Pero vaya, que en casa hay varios chubasqueros que me podría haber llevado para la ocasión.

En Marc me dijo medio en broma que tenía un paraguas en el coche y yo, ni corto ni perezoso le dije que con eso me apañaba, je, je. Y así fue, en los tres o cuatro momentos que llovío más intesamente, siempre que el viento me lo permitía, abría el paraguas y con eso bajaba más sequito que el culito de un niño con Dodotis.


En el momento de la granizada estuvimos pensando seriamente en bajarnos. Pero en el último momento en Fango fue el que dijo, que leches!!!, no es hemos dado el madrugón (quedemos a las 6:00 de la mañana), nos hemos dado el viajecito hasta aquí, hace dos años que no quedamos paa hacer nada, no nos vamos a echar ahora atrás por cuatro gotas, ¡¡¡donde a quedado el espíritu Drecera!!!!.

Así que no se hablo más, nos abriguemos y sin mas miramientos tiremos para arriba. En un principio se veía despejado todo el camino hasta la cima, las nubes nos quedaban por encima. Pero poco a poco la altura de estas fue descendiendo y vimos que si conseguiamos llegar hasta la cima poco íbamos así.


No obstante disfrutemos al máximo de la ascensión y estuvimos haciendo algunas fotográficas. En Marc tenía ganas de que le contase los cuatro conceptos fotográficos que ido adquiriendo con el tiempo.

La verdad es que para el mal tiempo no han quedado nada mal algunas de las fotos que hicimos. Hubo un momento que se abrió tras nosotros el típico rayo de luz que se cuela entre un agujero de las nubes e intentemos recogerlo lo mejor que pudimos.




A parte de eso tanto a la subida como a la bajada tuvimos la suerte de disfrutar de un nutrido grupo de izards que como podéis ver en Carles retrato magníficamente y se ha currado un logo que resumen perfectamente el espíritu de la excursión.

Sin ese espíritu no hubiéramos llegado a la cima porque la verdad es que al final las condiciones se hicieron bastante duras. A partir de la cresta la niebla se nos hecho totalmente encima, el viento empezó a pegar con fuerza una vez superada esta, y en la cima se podría decir que teníamos un verdadero huracán.


Hay fue donde nos acordemos de la leyendo del Torb y estuvimos buscando por aquí y por allá el rastro de en Folky, del Folkirans de toda la vida, pero no hubo manera. No se pudo materializar la aparición mariana. Aunque luego repasando las fotos comencemos a dudar de que su presencia constante no nos estuviese protegiendo.


La verdad es que poco nos entretuvimos en la cima. Dos fotos y bajando que es gerundio. Ya de bajada, una vez superada la zona de niebla y viento nos dediquemos de nuevo a las fotos y a ir compadenciéndonos del reguero de osados que intentaron las ascensión tras de nosotros.


Nunca dejará de sorprenderme la gran afición que hay a la montaña por lo menos en Cataluña. El día no era nada propicio, hacia frío, llovía a intervalos, sin embargo la cantidad de grupos que intentaba subir era bastante importante.

En fin, a casa a las 15:00, una matinal increíble, no exenta de cierta emoción, con un ambiente invernal de los que afición y sobretodo con los pulmones cargados para volver a la dura rutina de la ciudad. A ver si para el próximo encuentro no dejamos pasar tanto tiempo.

Un abrazo a todos!!!!


martes, 15 de marzo de 2011

Integral en la Bora Fosca

El pasado domingo 6 de Marzo realice una más que disfrutable salida espeleológica con los compañeros de fatigas de siempre en estos casos, el Jordi y la Montse. Una de las 3 o 4 salidas al año que venga haciendo últimamente. La vida de papi casado y las mil y unas actividades en las que uno se encuentra liado continuamente no permiten aumentar la frecuencia de estas. Pero lo importante es disfrutar al máximo las pocas salidas que pueda realizar. Y este fue el caso. A pesar de los agobios reales que sufrí (me atrevería decir que sufrimos) dentro de la cueva, esa pequeña dosis de adrenalina explosiva que te da a veces cuando dentro de una sala caótica, llena de enormes piedras que parecen salidas de un desgraciado terremoto, no consigues dar a la primera con el pequeño agujero que te lleve a la siguiente galería, esos momentos de nerviosismo bien encauzados en la mente, una vez ya de vuelta en el coche, resultan realmente estimulantes. Además, que leches!!!, a ver si uno cuando llegue a viejo no tiene nada que contar a sus nietos (si es que no hemos muerto antes todos de una catástrofe mundial!!!).


En este caso, y como casi todas las semanas, el martes o miércoles recibí una propuesta por sms para realizar una salida espeleológica el domingo por la mañana. Es envidiable la constancia en este caso de Montse porque casi siempre les digo que no puedo, que tengo tal y cual tema, y siempre es verdad. Pero esa semana no tenía nada y apetecía mucho. Pero para calentarles un poco y ver si conseguía llevarlos a mi terreno, les empece a picarles diciéndoles que a ver si no me llevaban al típico avenc de un único pozo y sin interés añadido al que a veces me llevan.


Yo entiendo que ellos salen casi todas las semanas desde hace ya varios años, y que ahora se están dedicando minuciosamente a ir explorando semana tras semana nuevos agujeros para poder añadir al historial. Pero si una va tres veces al año como ya he comentado, la vez que va le apetece hacer algo medianamente disfrutable. Así que les hable de la Bora Fosca en la que ellos ya habían estado una vez (aunque solo la parte simple) y que sabía que, sobretodo, tenía una galería superior bastante bonita (concrecionada se llama en espeleo je, je).


Así que entro en San Google, busco información sobre la misma para decirles a donde quería ir, y la sorpresa me la llevo cuando encuentro que un grupo de investigaciónes espeleológicas (Secció d’Investigacions Espeleològiques - SIE) había redactado un informe completo de nuevos descubrimientos dentro de la Bora Fosca. Por lo visto investigando en un pequeño bujerín llamado la Bora del Medallo en la base del acantilado por debajo de la misma Bora Fosca, empezarón a desostruir pasos y pasos (a cual de ellos más estrechos por cierto) y poco a poco fueron viendo que la dirección que tomaba era el de la unión.


Total que hace cosa de 8 o 9 años este equipo había conseguido unir las dos cuevas con lo que la travesía se había convertido en una integral de más de 1200 metros de recorrido totales. Pero de todas formas mi idea no era hacer semejante machada, yo me conformaba con hacer simplemente la parte conocida de la Bora Fosca y subir a la galería superior más concrecionada.

Pero claro, el Jordi, una vez que le había picado, no se iba a conformar con hacer únicamente la parte sencilla. Nada más encontrarnos en su casa a las 7:30 me dijo que la idea era hacer la integral entera. La verdad es que mucha gracia no me hacía. No por nada, pero las fotos que había ido viendo de las nuevas galerías y salas encontradas la verdad es que no parecían de demasiado interés al menos visual. Quiero decir que el aspecto general de la parte nueva consiste en un inmenso caos de bloques y piedras enormes que parecen más los resultados de un terremoto que de los efectos moldeadores del agua en su continuo discurrir por el interior de la tierra. Pero bueno, no iba a ser yo el que me negase al tema.


Así que tras dirigirnos en dirección a Tavertet y el Esquirol zona en la que esta la cueva, y tras pedir las llaves en la puerta de entrada de la masía de Can Subiranes donde muy amablemente nos atendió la dueña (el hijo, Francesc Subiranes del propio SIE es del gremio y esta inmerso en constantes exploraciones en la zona del País Vasco tal como nos contó su madre, desde luego espeleología de primera división no de tercera regional como la que realizamos nosotros, je, je), nos dirigimos a atacar sin más la integral.


Desde luego la primera parte de la Bora Fosca, la galería hasta llegar al pozo y la propia galería superior (Galería Subiranes en honor a la familia anteriormente citada en cuyas tierras creo que es donde se encuentra la cueva) son el tramo más interesante. La galería superior se conserva en muy buen estado y tiene rincones realmente preciosos. De ella son todas las fotos con formaciones que muestro en la entrada.

Después bajemos el pozo, lleguemos a la sala de les Enllosada (llamada así porque esta repleta de unas enormes losas que ya te hacen intuir lo que va a ser el resto de la integral) que hasta los descubrimientos citados era el final conocido de la cavidad.


Y a partir de esta sala se puede decir que empieza la primera salida espeleologica seria que he realizado en los últimos 10 años. Je, je, se acabaron los pocitos únicos y sencillos con la sesión fotográfica en la base del pozo. Se acabo el volver a casa sin ni un rasguño, sin apenas haber sudado. Como entrante ademas, el paso más putas de toda la cueva, el Pas d'en Serrallonga (conocido bandolero catalán que se movía por la zona), llamada así, supongo, por lo bandido que debía de ser, je, je, el que decidió que eso era transitable por el ser humano. Es broma por supuesto, la espeleología ya se sabe que es eso y mucho más, pero cuando llegas a la Sala Enllosada, y dentro del caos infinito de bloques que te encuentras, de entre los diferentes agujeritos que ves, decides que uno de ellos, por el que apenas si pasa tu cuerpo, quizás sea el correcto para empezar la travesía, tras ese primer paso estrecho, reptando, asomando la cabeza para ver un segundo paso entre bloques y piedras que se te clavan por todos lados (la integral es del todo menos limpia), resptando de nuevo un metro y la historia que se vuelve a repetir indefinidamente y a lo largo de más de 40 metros, lo primero que te viene a la cabeza, y después de más de un cuarto de hora reptando, es que como no sea este el camino correcto, a ver como leches consigo dar la vuelta en tan poco espacio.

En esos momentos de ansiedad, y con una dosis de adrenalina extrema como hace tiempo que no sentía, yo que iba abriendo el camino realmente me puse a reptar como un poseso, y muy pronto perdía de vista los dos compañeros que me iban gritando, !!!!no corras que no sabemos por donde continuar!!!. Como si yo tuviese ni la más remota idea de si aquella ratonera llevaba a algún lado o no era más que la enésima galería sin retorno del laberinto del minotauro.


En fin, ya digo, al final después de mucho reptar a toda velocidad (los moratones que me quedaron en los brazos así lo atestiguan) conseguí llegar a una gatera más amplia donde me pude sentar a esperar a los compañeros que, yo creo que con la misma angustia que yo llevaba, me preguntaban si había llegado a algún sitio más ancho o a alguna sala. Vaya, si su kilométrico parto iba a acabar en buen puerto.

Después de estos interminables 40 metros al poco ya pude acceder a la primera gran sala de la parte nueva "La sala Final" donde comienza unos pasillos ya de mayor tamaño que nos van conduciendo de unas salas a otras. El recorrido es bastante exigente en todo momento. Siempre te vas moviendo entre caos de bloques, moviéndote de una piedra a otra y la sensación es de estar abriéndote paso entre los efectos devastadores de un terremoto (y no podría ser más oportuna la referencia pero, lo siento, eso es lo que sentí en ese momento). De vez en cuando los pasillos se estrechan y vuelves a tener que andar como mínimo de cuclillas.


A partir de ese momento pasemos algunos apuros sobretodo en la Sala Despressa donde el increíble caos de bloques no teníamos nada claro por donde continuaba la cavidad. Uno del grupo tiraba por una gatera inferior sin éxito. Otro lo intentaba por una vía lateral con el mismo resultado. En esos momentos, y teniendo en cuenta que no teníamos más carburo que el que teníamos puesto, a uno le da por pensar que como se quede sin carburo lo va a tener muy chungo para salir de la cueva, pero no son más que los malos rollos frutos de que la espeleología no es ahora mismo una actividad de la que me sienta dominador. El hecho de ir tan de uvas a peras hace que uno pierda la poca seguridad que pueda tener. De todas formas, tengo que reconocer que a pesar de los pesares, la verdad es que, una vez en casa, reflexionando sobre la excursión, no quedé del todo insatisfecho con como me moví en todo momento dentro de la integral.


Uno se acerca peligrosamente a los 40 pero aun se ve con ganas de afrontar ciertas dosis de emoción en mini aventuras como las que acabábamos de protagonizar. Después de eso solo destacar que al llegar a una de las salas, "La sala de les pixes" pudimos entender perfectamente porque le pusieron en su día ese nombre. Se podría decir que, de toda la parte nueva de la integral, se trata de las únicas formaciones destacables que encontremos.


Del resto de la integral decir que al final, justo antes de salir por la Bora del Medallo, vuelve a haber otro tramo en el que te tienes que volver a arrastrar. Supongo que la guinda del pastel. Cuando al hacer un viraje a la izquierda, comienzas a intuir la luz del exterior empiezas a entender en mi primera persona aquello de "ver la luz al final del viaje".

Solo me queda añadir que toda esta historia coincide con el domingo de la Rua del Carnestoltes. Y que como todos debéis saber el que escribe tiene un niño al que le había prometido llevar a dicha Rua. Total, que destrozado y con la espalda cargada de tanto arrastrarme, lleguemos a las seis a Sabadell, y como la verdad es que ya iba un poco tarde, me fuí directamente hacía la Rambla, y tengo que agradecerle a las dos típicas yayas maleducadas (que por el hecho de ser más bajas y con más mala leche que tu, y tener un juego de codazos y culetazos mejor ensayados que el tuyo, se consideran con el deber moral de quitarte el sitio que llevas una hora guardando en la acera) pasarme la última hora y media de tan agotador día, cargado con Martí a las espaldas para que el pobre pudiese ver algo de la Rua.

Por lo menos se podría decir que la salida consiguió algo inédito en mi. Llevarme disfrazado a una Rua de Carnaval!!!, disfrazado de Papi Espeleólogo aficionado!!!.


Un abrazo a todos los miembros y patizantes del Drecera!!!.

P.D. 1: Por cierto, casi todas las fotos excepto una creo, son de Jordi Navarro. En lo que respecta a tema fotografía de espeleología, no tengo nada que hacer con el, el tio está hecho todo un experto y además tenía un equipo muy pensado para el tema. Enhorabuena por las fotos Jordi!!!

P.D.2: Más información técnica sobre la cueva como siempre en el Espeleoindex, excelente trabajo el de esta web con los que Jordi y Montse me consta que de vez en cuando colaboran.



Video : El Forat de Boixols

Loading...

Entrena amb el Drecera

Entrena amb el Drecera

Ruta de l´Ermità

Ruta de l´Ermità
Clicka per accedir-hi